Valles & Orígenes

Valle del Elqui

La frontera septentrional

El Valle del Elqui es la frontera más septentrional de la vitivinicultura chilena, colindando con el Desierto de Atacama. Las vides crecen cerca del mar, bajo una poderosa influencia marina y un clima costero fresco. Sus suelos arcillosos, con alto contenido mineral, son perfectos para las variedades blancas y tintos de la fineza y elegancia de los Pinot Noir o Syrah. San Pedro ha sido pionera en el desarrollo e impulso de la viticultura de alta calidad en el Elqui—algo que no existía hace una década.

Valle de Casablanca

Brisas frías del Pacífico y “Camanchaca”

Casablanca es tal vez el más conocido de los valles fríos chilenos, famoso por sus Chardonnay y Sauvignon Blanc. Está ubicado al norte del Valle Central y cerca de la costa. Con un clima Mediterráneo frío, el valle penetra hacia la Cordillera de la Costa, donde este macizo presenta menor altitud, permitiendo el paso de las brisas frías del Pacífico, en especial, muy temprano por la mañana, en forma de la típica niebla matinal llamada “Camanchaca”.

Valle de Leyda

Marcada influencia marítima

El valle de Leyda se encuentra al sur de Casablanca y constituye una pequeña sub-región dentro del Valle de San Antonio. Aquí, los viñedos están a menos de 14 kilómetros del Océano Pacífico. La poderosa influencia marítima ha creado condiciones especiales para variedades tales como el Sauvignon Blanc, Chardonnay, Pinot Noir y Syrah.

Valle del Maipo

Centro histórico de la vitivinicultura chilena

El Valle del Maipo es el centro histórico de la vitivinicultura chilena moderna. El Maipo presenta un clima Mediterráneo, con una gran oscilación térmica entre el día y la noche de casi 20°C. Las precipitaciones anuales llegan a los 330 mm, concentradas entre Abril y Septiembre. El verano es seco con un alto promedio de temperaturas, cercano a los 25°C. Sus suelos son esponjosos, arcillosos y rocosos, con muchas vides plantadas en la ribera del río.

Valle del Cachapoal

A los pies de la Cordillera de los Andes

Valle del Cachapoal. El viñedo está plantado justo a los pies de la Cordillera de los Andes, con una considerable oscilación térmica entre el día y la noche, y óptimas condiciones de drenaje para obtener vinos concentrados. La fruta madura una e incluso hasta dos semanas después que en otros valles vecinos y las brisas frías de la montaña ayudan a mantener plantas muy sanas.

Valle de Curicó

Suaves lomajes con suelos aluviales pobres y bien drenados

De viñedos plantados sobre suaves lomajes y suelos aluviales pobres y bien drenados, este valle es un verdadero paraíso para el cultivo de la vid gracias al clima de la Zona Central chilena, que es Mediterráneo e influenciado por el Océano Pacífico. Las precipitaciones llegan a un promedio anual de 600mm, concentradas especialmente durante el invierno (Junio a Septiembre), al cual sigue una larga estación seca. Las montañas crean un corredor de bajas temperaturas, lo que permite una gran oscilación térmica de hasta 15°C durante toda la temporada.

Valle del Maule

Tintos de secano con excelente acidez natural y elegancia

Valle del Maule. Ostenta uno de los viñedos más sureños de San Pedro. Pencahue es un área conocida por su clima cálido-seco y por sus irregulares suelos rocosos. En tal ambiente, los Syrah de clima cálido y los Carmenere se sienten como en casa. Este valle solía estar dedicado a cultivos agrícolas más simples, sin embargo hoy está probando su temple con tintos cultivados en secano, de excelente acidez natural y elegancia.

Valle del Bío-Bío

La más austral región vitivinícola, refrescante, moderna y aromática

Nombrado en honor al Río Bío-Bío, se ubica a 800 km al sur de Santiago y es la región vitivinícola más austral de Chile. Presenta un clima Mediterráneo de días cálidos y noches frías que resultan en un prolongado período de maduración. Posee un promedio de precipitaciones mayor al resto del país, pero los vientos locales impiden que la humedad cause efectos perjudiciales en la sanidad de las plantas. El Bío-Bío ofrece una enorme diversidad de terroirs para las variedades blancas y los tintos de climas fríos, como el Pinot Noir. Se destacan además, las cepas Chardonnay, Riesling y Gewürtztraminer, los cuales han ido adquiriendo un veloz reconocimiento internacional. Los vinos de esta región son refrescantes, modernos y aromáticos.

hola