Noticias & Prensa

Grandes Vinos de San Pedro stands out with excellent scores in Wine Advocate

mayo 10, 2017

Luis Gutiérrez, crítico responsable de catar vinos de Chile y Argentina para Wine Advocate (www.robertparker.com) publicó el 28 de abril su último artículo titulado: “Chile: Tierra, Aire, Fuego y Agua”.

Respecto a Viña San Pedro destacó la mini-vertical de Cabo de Hornos realizada por al equipo de Enología en Madrid, donde tuvo la oportunidad de degustar seis cosechas del ícono (1994, 1998, 2001, 2006, 2010, 2014).

Entre sus favoritos, destaca Cabo de Hornos 1994, el que fue descrito de la siguiente manera: “me quedé asombrado con la nariz de Cabo 1994”. Y continúa, “tiene la complejidad de los años en botella, con una nariz muy clásica a cedro, grafito y hojas de tabaco, es también muy picante, mostrando incluso toques a curry. El paladar es muy elegante y refinado, todavía con algunos taninos. Es realmente asombroso. Si tiene una botella, no hay apuro en beberlo, pero será muy agradable”. Este vino fue puntuado con 94 puntos.

Otra de las cosechas destacadas fue la 2010, la cual obtuvo 93 puntos y fue descrita con la siguiente nota de cata: “noto el carácter y la vivacidad de la fruta de Cachapoal en la cosecha 2010 de Cabo de Hornos Cabernet Sauvignon, con notas que pueden ser descritas como fruta “azul”, es un vino que rompe con el viejo estilo. Es picante, balsámico y mentolado con notas a hierro y sangre. Es un gran Cabernet Sauvignon”.

La última cosecha de la vertical fue la 2014, la que obtuvo +91 puntos y la siguiente nota de cata: “muy balanceado, extremadamente joven y prevalece la fruta. Tiene la vivacidad de Cachapoal y está todavía cubierto por la grasa que necesita evolucionar con tiempo en botella. Debo probar 20 años de vinos como este, para entender de dónde vienen y hacia dónde van. Gracias al equipo de San Pedro he entendido este vino para siempre” concluye.

Por su parte el otro ícono del portafolio, Altaïr, destacó con consistentes 93 puntos en dos cosechas: 2013 y 2014. Señala que la gran diferencia entre ambas es el tratamiento de la madera, la que en la cosecha 2014 es bastante menos intrusiva desde que empezaron a usar algunas barricas de 600 litros y fudres de 2.000 litros. “Hay más pureza, una mejor expresión de la fruta y del lugar. Este vino es evidentemente más joven, y aunque es muy agradable y fácil de tomar, yo esperaría un poco para descorcharlo” apunta en sus notas de cata de Altaïr 2014.

Por otra parte, Sideral, el blend de cinco cepas, obtuvo 90 puntos en dos cosechas: 2014 y 2015. La 2014 fue descrita por Gutiérrez de la siguiente manera: “la uvas alcanzan buena madurez y el vino se muestra bastante armónico, con un paladar muy sabroso. Veo más carácter Cachapoal con más tiempo en botella”. En tanto la cosecha 2015, le pareció “jugosa y fácil de abordar, distinta de la 2014 pero con un nivel de calidad similar”.

Kankana del Elqui también recibió sobresalientes puntajes. La cosecha 2013 fue calificada con 93 puntos y definida con la siguiente nota de cata: “Tremendamente balsámico y aromático, mezcla aromas a aceitunas verdes, hoja de laurel y tocino ahumado. La madera se integra perfectamente y el vino aparece poderoso pero fresco a la vez. Es un impresionante Syrah”. En tanto, la cosecha 2014 obtuvo 92 puntos, y fue descrito como “poderoso y un poco más concentrado, con quizás una textura más fina y taninos más redondos. Es un tema de preferencias, pero hoy la ventaja la tiene la cosecha 2013”.

Finalmente, Tierras Moradas 2013 Carménère del Valle del Maule, obtuvo 91 puntos y la siguiente nota de cata: “es un clásico Carménère del Maule, con esos aromas a cenizas, balsámico y un tanto herbal, en un estilo Bordeaux. Se abastece de una zona cálida incluso de noche, donde la variedad madura apropiadamente. El paladar es picante, con algo de roble en el final. Un sabroso Carménère” concluye.

hola